Ir al contenido principal

Un día, un gato


Un día, un gato
Calibroscopio; 2017
Si quisiera reseñar Un día, un gato, de Juan Lima y amigos, tendría que citar el libro completo. Cosa que podría considerarse plagio, como mínimo; o enorme pereza, como máximo.

Empecemos por el final:


El gato
es una gota
de tigre.

Jairo Aníbal Niño

Tal leemos en la contratapa. Y quienes tienen gatos, o quisieran tener un tigre, quedarán cautivados.

Este es un libro ilustrado, o unas ilustraciones libradas. ¿Es un libro infantil? 
Todo eso.

no se preocupen / si a la noche / anda en dos / (o tres) lugares / distintos / a la vez // hay mucho / por hacer allí / donde el hombre / no ve 
(Pág. 18)

Un día, un gato puede ser un homenaje indirecto a todos los gatos que circulan por las noches, que se meten en nuestras vidas, que se suben y no pueden bajar, que nos arrullan con sus ronroneos o nos estropean las sillas con las uñas.

Gato en San Telmo
De alguna forma, si un misil equivocado cayera sobre la tierra,  "Por escrito gallina una", de Julio Cortázar, podría mutar en la visión de los gatos sobre los humanos. Si alguna vez los gatos aprenden a escribir, nos contarán cómo Juan Lima y sus amigos ven a los gatos. Ese sería el proceso de extrañación que utilizarían los felinos. Reírse de cómo los humanos creen entender el mundo de los gatos.

¿Hay un homenaje a una película checoslovaca de los años '60? Tal vez. Con los poetas nunca se sabe

¿Será
        el pájaro
un pez
         que
              quisiera
ser gato?

nos preguntamos en la página 46.

Miau, diremos, como toda respuesta

Bastet
fernando miau berton
julio, mmxvii
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Citas

Las buenas intenciones sólo producen mala literatura, dice Gide. Pasa con mucha novela que se pretende “realista”. Se quiera o no, toda novela propone una moral. ¿Cuál moral? ¿La que imponen los convencionalismos mediáticos? A la vez, ¿qué significa ser un autor “realista”? Los tipos “realistas” son de la peor calaña: allí los tienen del otro lado del mostrador en los bancos. Sin embargo, me digo, la novela en que trabajo, a mi pesar, a pesar de mi propósito de laconismo y austeridad en el lenguaje, también es una novela moral. Por tanto, le desconfío, la abandono cada tanto. También me doy cuenta: hace rato que perdí la inocencia y la confianza omnipotente en la escritura. A veces pienso, por ejemplo, al llevar un diario, que escribo por pura vanidad de la letra

Guillermo Saccomano, en https://www.pagina12.com.ar/61522-preguntas-despues-de-una-pregunta

En ese sentido iba un artículo que le recomiendo siempre al lector desprevenido de este blog, que se llama Situación de callePor es…

Rusia

Cualquiera que entra a este blog ve que se dedica "al fútbol, artes, política y otras yerbas".
De más está decir que el fútbol ha dejado de ser una prioridad del blog, aunque sigue estando ahí la palabra.
La palabra fútbol, ¿es el fútbol? No, eso es evidente. Casi como cualquier palabra no es lo que designa.
Entonces, como casi cualquier actividad humana, el fútbol es más que el fútbol. Dice más de lo que dice. ¿Cómo explicamos, si no, los muertos en nombre de un equipo?
Pienso en Liverpool-Juventus en 1985, conocido como la Tragedia de Heysel (39 muertos por una avalancha).
Pero tamibén pienso en los incidentes de Boca-Chacarita en la bombonera, en 2003, una mañana de un partido "amistoso",  que terminó con catorce heridos y filmaciones que muestran las cosas más espantosas que uno podría imaginar de un partido de fútbol, como barras arrancando caños para usarlos como lanzas.

Pasaron los años y el fútbol de Inglaterra se supone que ahora es un espectáculo digno d…

Cuide sus pertenencias

este vecino la puesto un candado a su árbol
para impedir que se escape

no, no se rían

podría ocurrirles alguna vez
que se levanten una mañana
y descubran que su árbol ya no está
que se ha ido
quién sabe a dar sombra a qué remotos lugares


vean, si no, lo que les puede pasar
si no toman sus recaudos