Ir al contenido principal

Un día, un gato


Un día, un gato
Calibroscopio; 2017
Si quisiera reseñar Un día, un gato, de Juan Lima y amigos, tendría que citar el libro completo. Cosa que podría considerarse plagio, como mínimo; o enorme pereza, como máximo.

Empecemos por el final:


El gato
es una gota
de tigre.

Jairo Aníbal Niño

Tal leemos en la contratapa. Y quienes tienen gatos, o quisieran tener un tigre, quedarán cautivados.

Este es un libro ilustrado, o unas ilustraciones libradas. ¿Es un libro infantil? 
Todo eso.

no se preocupen / si a la noche / anda en dos / (o tres) lugares / distintos / a la vez // hay mucho / por hacer allí / donde el hombre / no ve 
(Pág. 18)

Un día, un gato puede ser un homenaje indirecto a todos los gatos que circulan por las noches, que se meten en nuestras vidas, que se suben y no pueden bajar, que nos arrullan con sus ronroneos o nos estropean las sillas con las uñas.

Gato en San Telmo
De alguna forma, si un misil equivocado cayera sobre la tierra,  "Por escrito gallina una", de Julio Cortázar, podría mutar en la visión de los gatos sobre los humanos. Si alguna vez los gatos aprenden a escribir, nos contarán cómo Juan Lima y sus amigos ven a los gatos. Ese sería el proceso de extrañación que utilizarían los felinos. Reírse de cómo los humanos creen entender el mundo de los gatos.

¿Hay un homenaje a una película checoslovaca de los años '60? Tal vez. Con los poetas nunca se sabe

¿Será
        el pájaro
un pez
         que
              quisiera
ser gato?

nos preguntamos en la página 46.

Miau, diremos, como toda respuesta

Bastet
fernando miau berton
julio, mmxvii
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Citas

Las buenas intenciones sólo producen mala literatura, dice Gide. Pasa con mucha novela que se pretende “realista”. Se quiera o no, toda novela propone una moral. ¿Cuál moral? ¿La que imponen los convencionalismos mediáticos? A la vez, ¿qué significa ser un autor “realista”? Los tipos “realistas” son de la peor calaña: allí los tienen del otro lado del mostrador en los bancos. Sin embargo, me digo, la novela en que trabajo, a mi pesar, a pesar de mi propósito de laconismo y austeridad en el lenguaje, también es una novela moral. Por tanto, le desconfío, la abandono cada tanto. También me doy cuenta: hace rato que perdí la inocencia y la confianza omnipotente en la escritura. A veces pienso, por ejemplo, al llevar un diario, que escribo por pura vanidad de la letra

Guillermo Saccomano, en https://www.pagina12.com.ar/61522-preguntas-despues-de-una-pregunta

En ese sentido iba un artículo que le recomiendo siempre al lector desprevenido de este blog, que se llama Situación de callePor es…

Y nada más importa

Tierra Partida nos da la sensación de estar empezada para cuando nos sentamos en nuestras butacas: payasas que nos conducen a los gritos y con simpatía, músicos en lo que más tarde será la escena, narradores que nos dan la bienvenida. Narradores que, en breve, nos dirán de qué va la cosa: hacer una obra de teatro como si fuera un país.

Para ello, en una mezcla de circo, sainete y grotesco, diecinueve actores y de cuatro a seis músicos, nos harán un recorrido más que interesante entre los finales de la Revolución de Mayo de 1810 y la firma de la Constitución de 1853.


En la ficción que nos propone Tierra Partida, dos historiadores (¿dos Historias?) -Monterroso y García-, nos cuentan cómo un país se libera del colonialismo español, y, lograda la Libertad, lo demás no importa nada. Así, a partir de este subtitulo, van surgiendo consignas de lo más variadas, primero; de lo más contrapuestas después, para terminar en guerras civiles, matanzas, golpes de estado, exterminio (de nativos, mayor…

Cosecha

te veo sonreír
y veo la misma alegría
                          (la misma sorpresa)
de quien ve salir
la planta de la tierra

fernando berton junio, 2017