Ir al contenido principal

Inteligencia Artificial

¡Hola! Soy el robot, ¿cómo estás? ¿Cómo puedo ayudarte esta mañana? Tengo un sinnúmero de funciones entre las que se pueden contar ayuda financiera, cumplimiento de deseos, apertura de cuentas falsas en redes sociales, hacerte famoso de la noche a la mañana, hacerte saltear obligaciones y lograr solamente los momentos placenteros, conseguir que ganes amigos y que pierdas enemigos.

Puedo hacer, si nada de eso te interesa, que ganes prestigio como deportista, que seas un gran basquetbolista, que tu planilla sea la mejor cada noche aunque juegues solamente diez minutos.

Consigo con facilidad que tengas a tu disposición un vasto catálogo de frases inteligentes y oportunas para decir en las fantásticas reuniones y fiestas a las que serás invitado con frecuencia. Puedo lograr que no repitas anécdotas ni digas todo el tiempo ¿ya les conté cuando estuve enterrado dos días en una gruta en Finisterre?

Puedo llenarte de premios en diferentes festivales de música, cine, teatro, pintura, literatura y cualesquiera otras artes que pudieras tener como interés. Ser el centro del universo de la escultura vanguardista de principios del siglo xx o un conspicuo compositor de música dodecafónica.

Quizás sea todo un detalle que consigas pintar de azul las noches de invierno que van de Estanbul a Algeciras o al revés, y que encuentres a tu primer amor detrás de esas cañas.

Tampoco se me escapa que quieras ser un reconocido novelista, siempre con la palabra justa, con el sustantivo que sustantiva y el verbo que verba. Que tus personajes sean ejemplos para la sociedad medieval tanto como para el post punk. Que no haya un posmoderno que deje de reconocer cierto vacío encantador en tus párrafos.

Por último, yo soy tu robot, ese que puedes programar con discos que harás girar sobre una piedra circular o cilíndrica que se levantará del suelo con solo clavarle la mirada, y tendrás la dicha de saber si el disco caerá para estar de tu lado o del de tus adversarios.

Sí, claro. Siempre hay que tener adversarios. ¿De qué sirve la inteligencia si no hay nadie ahí para apreciarla?





mmxvifernandobertonjuly
Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Citas

Las buenas intenciones sólo producen mala literatura, dice Gide. Pasa con mucha novela que se pretende “realista”. Se quiera o no, toda novela propone una moral. ¿Cuál moral? ¿La que imponen los convencionalismos mediáticos? A la vez, ¿qué significa ser un autor “realista”? Los tipos “realistas” son de la peor calaña: allí los tienen del otro lado del mostrador en los bancos. Sin embargo, me digo, la novela en que trabajo, a mi pesar, a pesar de mi propósito de laconismo y austeridad en el lenguaje, también es una novela moral. Por tanto, le desconfío, la abandono cada tanto. También me doy cuenta: hace rato que perdí la inocencia y la confianza omnipotente en la escritura. A veces pienso, por ejemplo, al llevar un diario, que escribo por pura vanidad de la letra

Guillermo Saccomano, en https://www.pagina12.com.ar/61522-preguntas-despues-de-una-pregunta

En ese sentido iba un artículo que le recomiendo siempre al lector desprevenido de este blog, que se llama Situación de callePor es…

Rusia

Cualquiera que entra a este blog ve que se dedica "al fútbol, artes, política y otras yerbas".
De más está decir que el fútbol ha dejado de ser una prioridad del blog, aunque sigue estando ahí la palabra.
La palabra fútbol, ¿es el fútbol? No, eso es evidente. Casi como cualquier palabra no es lo que designa.
Entonces, como casi cualquier actividad humana, el fútbol es más que el fútbol. Dice más de lo que dice. ¿Cómo explicamos, si no, los muertos en nombre de un equipo?
Pienso en Liverpool-Juventus en 1985, conocido como la Tragedia de Heysel (39 muertos por una avalancha).
Pero tamibén pienso en los incidentes de Boca-Chacarita en la bombonera, en 2003, una mañana de un partido "amistoso",  que terminó con catorce heridos y filmaciones que muestran las cosas más espantosas que uno podría imaginar de un partido de fútbol, como barras arrancando caños para usarlos como lanzas.

Pasaron los años y el fútbol de Inglaterra se supone que ahora es un espectáculo digno d…

Cuide sus pertenencias

este vecino la puesto un candado a su árbol
para impedir que se escape

no, no se rían

podría ocurrirles alguna vez
que se levanten una mañana
y descubran que su árbol ya no está
que se ha ido
quién sabe a dar sombra a qué remotos lugares


vean, si no, lo que les puede pasar
si no toman sus recaudos